Ir al contenido principal

Nómina del siglo I



En Masada, Primera Guerra Judía, participó Gayo Mesio como soldado romano, su nómina ha sido encontrada por arqueólogos en un papiro que data del siglo I.

 



Ciudad de Masada en el desierto del Mar Muerto


La paga no era para tirar cohetes precisamente, pues descontados los gastos del soldado, a éste no le dejaba nada para su uso personal. Lo comido por lo servido y punto. Los soldados de Roma no se hacían ricos, según se desprende de esta nómina. De esta información se hizo eco el 8 de febrero Task & Purpose, publicación estadounidense online y después el asunto fue recogido en los principales medios de comunicación, a ariz de la publicación de un tuit que la arqueóloga Joanne Ball, de Liverpool (Reino

 Unido), quien publicó por primera el hallazgo en 2019.

 

El papiro encontrado cerca de Masada


El hallazgo del documento fue realizado por arqueólogos británicos en el sitio donde los romanos instalaron su campamento preparándose para el asedio de Masada. 

Masada fue la ciudadela fortificada del desierto de Judea que dominaba desde su altura el Mar Muerto durante la Primera Guerra Judía, que tuvo lugar entre el 66 y el 73 d.C. 

Muchos insurgentes judíos se atrincheraron con sus familias en Masada. 

Jerusalén cae en el año 70 y tres años después el ejército romano sitió a los últimos moribundos, hasta que la ciudadela cae derrotada por completo en la primavera del año 73.

Este pago perteneció a Gayo Mesio, que fue un soldado auxiliar romano que seguramente serviría en Masada entre los años 72 y el 75 d.C.

El documento habría sido redactado después de la conquista de Masada, de lo cual se desprende que habría sido un pago por la participación del soldado en la guerra.

La traducción del documento es como sigue: 

El cuarto consulado del emperador Vespasiano Augusto. Cuentas, salario. Gaius Messius, hijo de Gaius, de la tribu Fabian, de Beirut”. ... “Recibí mi asignación de 50 denarios, con la que pagué la cebada, 16 denarios; … Gastos de alimentación, 20 denarios; botas, 5 denarios; correas de cuero, 2 denarios; túnica de lino, 7 denarios”. 

Recordemos que el denario era la moneda romana, de plata, de peso entre 3 - 4 gramos, según la época. 

A Roma le salía excesivamente barato el mantenimiento de su ejército, que luchaba prácticamente gratis. Gayo Mesio  poco después de recibir su paga se encontró sin un denario, pues el ejército recuperó sus 50 denarios en los “gastos obligatorios” que el soldado romano tenía que rendir en concepto de 

  • comida
  • el equipo
  • la ropa, etc.

Un legionario como Gayo Mesio no podía esperar beneficio alguno de su trabajo, salvo la esperanza de obtener algo en el botín del saqueo.

Como parte de los gastos de Gayo Mesio eran para el forraje, esto indicaría que se trataba de un jinete legionario que tenía que alimentar a su caballo. La nómina no indica a qué unidad militar pertenecía, ni tampoco proporciona información sobre su rango, aunque soldado raso no sería, no era peón, era caballero, siempre mejor considerado que las huestes de a pie.

En el twit de 2019, la arqueóloga Joanne Ball lo relaciona como militar de la Legio X Fretensis, una legión romana conocida por participar en los asedios de Jerusalén y Masada bajo las órdenes de Tito, donde el uso de las catapultas aseguraron la victoria a los romanos. 

La misma legión posteriormente fue encargada del mantenimiento de la paz en Judea.

Masada, “la fortaleza”, es uno de los lugares con mayor interés arqueológico de la historia de Israel. 

Está situada a 440 metros sobre el nivel del Mar Muerto y a sus orillas, estando el mismo Mar Muerto   a 50 metros sobre el nivel del Mediterráneo. La atalaya en la que está situada la ciudadela de Masada es  un monte de 600 m. de largo por 300m. de ancho. Tenía Masada una muralla de 6 metros de alto por 4 de ancho y 1.400 de largo, lo que la convertía en una ciudad casi inexpugnable.

Entradas populares de este blog

Estados de alarma, excepción y sitio en la Constitución española de 1978

  La declaración de los Estados de alarma, de excepción y de sitio no modificarán el principio de responsabilidad del Gobierno y de sus agentes reconocidos en la Constitución y en las leyes.  Estado de alarma El estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante Decreto acordado en Consejo de Ministros por un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo. El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración. Estado de excepción El estado de excepción será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros, previa autorización del Congreso de los Diputados. La autorización y proclamación del estado de excepción deberá determinar expresamente los efectos del mismo, el ámbito territorial a que se extiende y su duración, que no podrá exceder de treinta días prorrogables por otro plazo

¿Qué es la Grafocrítica?

Hablando sobre Pericia Caligráfica: ¿Qué es la Grafocrítica? 23 octubre, 2012 María del Carmen Calderón Berrocal Segundo artículo de la serie Hablando sobre Pericia Caligráfica de María del Carmen Calderón Berrocal, Perito Judicial Calígrafo en los tribunales de Sevilla y Huelva. La grafocrítica es la crítica del grafismo desde el punto de vista de su autenticidad, se trata de determinar la veracidad o dolo que hay en un determinado escrito Hay que tener presente conceptos como Paleografía y Neografía. Mientras que la Paleografía es la ciencia que estudia la grafía hasta el siglo XVI, la Neografía vendría a encargarse de lo propio a partir de esta fecha. Es por esto que la Grafocrítica, Grafística, pericia caligráfica, está vinculada inherentemente a las humanidades y a las Ciencias y Técnicas Historiográficas. El concepto Grafocrítica viene a emplearse cuando se estudian documentos posteriores al siglo XVI y cuando estos estu

Finalidad del archivo

              Es positiva, palpable y ética: servir de información y testimonio de prueba a las instituciones, la sociedad o las personas que lo soliciten.  Es servir con el instrumento documental de memoria de derechos y obligaciones colectivas y personales.  Es servir también a la Historia: el archivo es un espejo de la vida de los hombres, uno de sus registros de memoria permanente y colectiva más completos para sostener con eficacia la trama jurídica (derechos y obligaciones)   del tejido social por un lado, y para guardar la   memoria histórica por otro.  Sin estas finalidades sociales no tendrá sentido la acumulación y conservación de documentos en   forma archivística.